sábado, 15 de marzo de 2014

El día que dejé de decirte: "date prisa"

GRAN ARTÍCULO PARA REFLEXIONAR

      Creo que es un buen artículo que todos quizá alguna vez podíamos haber escrito, pero por si no ha sido así le incorporo al blog. A veces pensamos que hacer muchas cosas y además bien nos lleva a un "lugar fantástico". Creemos que tenemos que hacer de todo y con "ideita" como se dice por aquí y acusamos a nuestros hijos, sin darnos cuenta de respetar su ritmo. Les decimos que en la vida no se puede ir a ese ritmo, que lo haga más rápido, que no se entretenga!! Y no nos hemos parado a pensar ¿En qué se entretiene? quizá se entretenga en algo que necesita, en algo que le ayudará mucho más que lo que vaya hacer después. Observar un hormiguero, inventar una historia con un pequeño muñeco, montar un coche... y las pequeñas actividades tan maravillosas que nacen de ellos son más auténticas que una clase magistral de ciencias ó de música. Lo que el niño experimenta por sí mismo a esta edad, con deseo y con imaginación le lleva a un gran aprendizaje. Esto a veces es ignorado por los papás y docentes.
      Es muy frecuente decir "estas perdiendo el tiempo". Nos duele mucho sentir que "perdemos el tiempo", pero es que cada vez tenemos menos tiempo para no hacer nada y cuando no lo hacemos nos sentimos mal. Perder el tiempo en los niños, y yo diría que en los mayores, es imprescindible. En esa "pérdida de tiempo" se encuentran con ellos mismos, se conocen, se escuchan..
      Aveces también decimos que jugar  es perder el tiempo y les decimos "ya has jugado mucho rato". Es como si dijésemos que una persona cuando trabaja pierde el tiempo. El niño necesita jugar porque jugando es como más aprende. Y es algo muy demostrado. Jugando se aprende más y mejor a leer y a escribir, porque se aprende en un contexto, con un significado y con la alegría que supone el juego. Se aprende más y mejor a conocer a los demás, se aprende a relacionarse con los otros, se aprende a calcular, comparar, estimar... "mi torre es más alta que la tuya pero si tú pones cinco piezas más ahora es más alta la tuya" Creo que debemos escucharles aún más y aprenderemos muchísimo de ellos, no solo ellos de nosotros.

      Pincha aquí y podrás leer el artículo por el cual he escrito esta entrada:

"DATE PRISA"

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que el artículo tiene mucho de verdad, parece que llevamos la velocidad metida desde primera hora del día. Yo, personalmente, intento aunque con dificultad y de forma muy costosa tomármelo con más filosofía y tranquilidad. Pero la verdad que desde que leí ese artículo me acuerdo cada dos por tres de él.
Muchas gracias Sandra por todo lo que nos estás enseñando a todos( niños y papás). Un abrazo y un beso.
Soy Esther.

Sandra dijo...

Gracias Esther!! Todos estamos en este mundo de la prisa pero lo bueno es ser conscientes y frenar. Gracias por tu cariño y confianza, creo que todos estamos aprendiendo de todos. Besoss